Index

Palabras de presentación del libro
"Nuevas dimensiones del envejecer. Teorizaciones desde la práctica"

Acto académico realizado en el Rectorado de la
Universidad de La Plata el día 5 de diciembre de 2003

 

Señora Jefa del Departamento de Psicología
Autoridades, Profesores y Alumnos del PEPAM
Señoras y Señores

Es por adhesión al compromiso intelectual y humano que animó a los autores de "Nuevas dimensiones del envejecer. Teorizaciones desde la Práctica", y que evoca la Licenciada Graciela Petriz en su Prólogo que me alegra estar aquí presente. Agradezco a las autoridades de esta casa y muy especialmente a Graciela Petriz el haberme honrado con la distinción de participar en su presentación junto a una personalidad tan destacada y respetada como María Julieta Oddone.

Soy portadora de los saludos y felicitaciones de la Universidad Nacional de Entre Ríos, de la Facultad de Ciencias de la Educación y muy especialmente de su Departamento de la Mediana y Tercera Edad.

Además presento a Uds. los auspicios del FIMTE, (nuestro Foro Iberoamericano de Programas Universitarios de Mediana y Tercera Edad), nacido en la Universidad Nacional de Entre Ríos por acuerdo entre las Facultades de Ciencias de la Educación y la Facultad de Ingeniería - Bioingeniería al que se integraron inmediatamente las Universidades Nacionales de La Plata y de Santiago del Estero, siendo moderadoras de programas la Lic. Graciela Petriz y la Doctora Norma Tamer. Y transmito el saludo de la AIUTA (Asociación Internacional de Universidades de la Tercera Edad).

Todos nuestros Departamentos o Programas universitarios para adultos mayores reconocen como primera influencia la creación de la Universidad de la Tercera Edad realizada por el Profesor Pierre Vellas en el seno de la Universidad de Ciencias Sociales de Toulouse en 1973.

Ninguna universidad hizo una estricta copia del mismo. Ni aceptó, en general, el nombre de Universidad de la Tercera Edad, no coincidente con nuestras estructuras universitarias. Pero esa idea y creación inteligentes se abrieron rápidamente camino, mutatis mutandi por la sencilla razón de que respondía a una necesidad postergada de este grupo etario en muchos países. En el censo de 1996 ya aparecían más de 3.000 en Europa, América, Asia, China, Australia, Nueva Zelanda y en muchos países ya existían Federaciones Nacionales de Universidades como en Alemania, Francia, Bélgica, España, Italia, Reino Unido, etc. Actualmente ha habido una verdadera explosión de creación de U3A. En nuestro país, en 1984 comenzó la primera experiencia en el seno de una universidad, para llegar a que en este momentos estén abiertos 20 programas universitarios, educativos para adultos mayores en las universidades nacionales y varios programas en instituciones privadas .

Una colega dijo en una oportunidad, y lo dijo poéticamente, cosa no muy extraña porque provenía de una Facultad de Arte, que cada uno de nuestros programas llevaba algo así como un perfume particular que lo distinguía, el que provenía de la Facultad y de las personas que lo habían organizado. Solo mencionaré a título de ejemplo como caso que lo confirma el de la Universidad que hoy nos recibe.

El PEPAM de La Plata nace de un proyecto comunitario que se apoya en los aportes teóricos, de especialistas, en las experiencias vigentes y en trabajos realizados en instituciones hospitalarias y otras, en trabajos grupales interdisciplinarios.. "Las nuevas dimensiones del envejecer...", que en cierto sentido es como otra carta de identidad de dicho programa parece confirmarlo. Recorriendo la lista de los autores se constata que han colaborado en él siete Licenciados en Psicología, un doctor en Psicología y una Médica Psiquiatra. Es decir 9 profesionales de ese campo. Predominio lógico si nos remontamos al nacimiento del Programa, a su biografía. Con convicción todos de lo que puede aportar la educación, inmediatamente se integraron distintas áreas comenzando por la educación con dos especialistas, una profesora y una Doctora, dos en Historia, profesores ambos, dos en Letras, un profesor y una licenciada, una profesora en Educación Física, una arquitecta, un licenciado en sociología y en el campo de la bibliotecología y documentación una estudiante y una Licenciada. Afortunado crisol para fundir altos valores compartidos, morales e intelectuales.

El recorrido de la bibliografía que acompaña cada trabajo es además destacable porque se revela diversa y coincidente a la vez puesto que mantiene una atenta observancia del equilibrio entre lo teórico y lo práctico y donde es perceptible la riqueza que desde cada borde se ofrece al otro. No hay compartimentos estancos. Como si se estableciese una interfaz ineludible.

Julián Marías inicia su libro "Ortega: las trayectorias" con este pensamiento de su maestro: "La operación que denominamos "leer un libro" no queda cumplida cuando hemos entendido lo que nos parece haber querido decir el autor. Hace falta sobre esto entender lo que el autor ha dicho sin quererlo decir y además, y por último, entender lo que queriendo o sin querer, con su obra y cada línea de ella ha hecho. Porque un libro, una frase, son acciones -voluntarias o involuntarias-. Esta es la única realidad de un escrito y no la idea de él que tenía el autor." Frente a "Nuevas dimensiones del envejecer" y convencida de la verdad de Ortega pienso que sería un trabajo muy interesante bucear buscando estas premisas en cada uno de los trabajos. Sintetizando digo que habiéndose cumplido lo primero, vale decir habiendo entendido lo que los autores han querido decir porque la claridad de sus pensamientos y estilos lo ha facilitado grandemente quedan los "non- dits " las intenciones que no lo son tanto porque van implícitas en la filosofía que la subtiende y en las prácticas que la apoyan.

Yo creo, atreviéndome a matizar la idea de realidad que maneja el filósofo que en este caso la realidad de este escrito coincide con la idea que los autores se han hecho de él.

No hay dudas de que cada frase de este libro es además de una acción un aliento a la acción. Lo que queda en la incógnita, como en toda creación, es llegar a saber hasta donde llega y con qué modalidad o profundidad. Qué nuevas decisiones inspirará, que ecos despertará. Es después de todo el destino de los hijos que se van, que si bien llevan nuestra impronta trazan su propio camino.

A medida que avanzaba en la lectura del libro, ora en la teoría, ora en las prácticas se me volvían a presentar los tres grandes objetivos de Vellas.

Cuando en el Primer Objetivo: Contribuir a elevar el nivel de salud, física, mental, social y la calidad de vida de las personas de edad detalla los medios para lograrlos, a saber:

Prevención de las patologías
Mantenimiento físico
Activación y mantenimiento cerebral
Apertura hacia la sociedad de hoy, sus técnicas, sus formas de vida y conocimiento de la actualidad para evitar la ruptura con la sociedad
Desarrollo de relaciones sociales
Conocimiento de las raíces para enriquecer su identidad
Creación artística, etc.

Y en el segundo y tercer Objetivos insta a:

La realización de programas de educación permanente
Investigaciones gerontológicas

Pues bien sus grandes y vigentes objetivos podemos encontrarlos en este libro.

Es un libro para ser leído por docentes, investigadores, que estudien esta etapa etaria o que circulen con sus preparaciones específicas por los programas universitarios. Aquí se señalan las coincidencias existentes en diferentes países en el hiato de formación de las carreras de Psicología que hasta no hace mucho tiempo han ignorado a la adultez y a la vejez. Es justamente a partir de esos olvidos que se hace necesario formar a los que deseen investigar o trabajar con estas edades.

En el entusiasmo de los logros o en las decepciones de no alcanzarlos solemos olvidar los docentes, que estamos frente a un alumnado para el que en general no estamos preparados ni acostumbrados. Reflexionar sobre lo que psicólogos, especialistas en educación y demás especialistas nos recuerdan en estas páginas es una forma de ubicarnos adecuadamente en el campo correspondiente, de investigación o docencia. Sobretodo que ese grupo-clase heterogéneo es rico de vivencias y deseoso de no interrumpir los aprendizajes. Es una obra dedicada también a dichos alumnos, para ser leída por los que transitan esa etapa de la vida, asistan o no a los programas porque encontrarán en ella los perfiles, siempre justos, que los ayudarán a comprenderse y aceptarse.

Con rigor organizativo el libro presenta dos partes. La primera el recorrido teórico y la segunda los relatos desde la práctica. Aquí se produce la misma simbiosis señalada antes: ninguno de los trabajos es totalmente teórico ni totalmente práctico. Quien expone la teoría deja trasuntar que no ha estado alejado de la práctica. Quien expone la práctica se apoya siempre en la seguridad de una teoría.

Hace pocos días tuve ocasión de escuchar a la Doctora Graciela Frigerio, en un ciclo organizado por la Asociación del Magisterio de Entre Ríos (AGMER). Se refirió explícitamente al rol del educador y de la institución frente a la oposición que se debe hacer para impedir la reproducción de desigualdades y de exclusiones.

Apoyada en un profundo análisis previo, instó a que se tuvieran muy en cuenta tres verbos. Y los enunció en este orden:

Resistir
Interrumpir
Inaugurar

Muchas veces en los estudios sobre la tercera edad y su ubicación en la sociedad se ha hablado de revolución. Y se la ha distinguido como a otras revoluciones con un color. Para nosotros el gris. Podría parecer peyorativo como calificativo pero basta recordar que este pseudo-color es muy complejo. En la pintura porque puede resultar de querer restar algo a su propio esplendor, o contribuir o influenciar al esplendor de otro color vecino por simple adjunción. Desaparece así lo negativo del calificativo. Es inspirador porque si nosotros obrásemos como el color que nos distingue, como viejos, modestos en nuestros logros y propiciadores de brillo en otras generaciones, se justificarían los esfuerzos que se hacen en pos de vejeces largas y dignas.

Pero antecediendo a toda revolución o casi reemplazándola surge la resistencia. Basta acudir a nuestra historia personal memoriosa para saber lo que alguna de ellas ha significado para nosotros o nuestros antepasados. Qué riqueza de significación contiene este verbo citado en primer término:

RESISTIR es no ceder bajo el efecto de una fuerza.
No ser destruído o debilitado.
Soportar sin debilitarse los embates penosos.
Mantenerse, sobrevivir.
Oponerse a lo que contraría los propios deseos o amenaza la libertad.

El segundo verbo, INTERRUMPIR, contiene en sí otro verbo más contundente: romper es impedir la realización de una cosa o su continuidad, no permitir que se siga con lo que se está haciendo

El último, es el más hermoso a mi entender: INAUGURAR, porque encierra la palabra augurio, aquella interpretación de los destinos por el vuelo de los pájaros, u otras causas celestes. Y al inaugurar presagia y consagra, predice.

Leyendo esta obra del PEPAM que es una manera más de luchar contra las desigualdades y exclusiones de la vejez, pensé que sin aludirlos o haciéndolo figurativamente los tres verbos están presentes. Este libro los contiene y re-significa. Porque en él se resiste todo aquello que la sociedad parece querer imponernos, se interrumpe el avance del viejismo, se inaugura un espacio tan propio como el de la casa que ahora los adultos mayores de esta universidad poseen.

Para finalizar, felicito sinceramente a los autores del libro y a todos quienes han propiciado su publicación. Y les auguro una buena cosecha porque la semilla es buena

Muchas gracias

Prof. Yolanda J. M. Darrieux de Nux
Directora Honoraria del FIMTE

 

Tope

 

UNER - Universidad Nacional de Entre RíosFacultad de Ciencias de la Educación - UNERFacultad de Ingeniería - Bioingeniería - UNERCETIFAC - Centro de Teleinformática de FACFAC - Federación Argentina de Cardiología